2018-10-08

Tradición y naturaleza

Ambientada en un estilo mediterráneo y rústico, esta boda era una llamada a la naturaleza, predominando los tonos verdes.

La ceremonia religiosa fue  en la Ermita de Sant Miquel, decorada con guirnaldas y árboles de Olivo y un coro de niñas, cada una con su propia Corona hecha de Olivo. Éste, sin duda, fue el protagonista y el hilo conductor de toda la celebración.

Para las mesas, un jardín; olivos, romeros y velas se combinaban a la perfección para dar lugar a unas mesas mediterráneas integradas en el ambiente de la finca.

Con la posibilidad de alquilar, se abrió una gama de árboles que dieron ese toque diferenciador al banquete y que permitieron disfrutar del aroma que el romero desprendía.